parallax background
Consejos y preparativos para viajar a Irlanda del Norte
abril 27, 2019
Irlanda del Norte. Día 1: Faro-Belfast-Larne.
mayo 27, 2019

Irlanda del Norte. Ruta de 5 días.

Día 2. Larne-Ballygalley-Ballycastle-Bushmills.


A pesar de que queremos levantarnos temprano, la paliza del día anterior nos pasa factura. Así que hasta las 8h. no bajamos a desayunar para reponer fuerzas y comenzar la ruta de Larne a Bushmills. Claro que el desayuno típico de Irlanda del Norte no es rápido de comer (solo hay que ver las fotos) y al final terminamos saliendo a las 9:00h.

Y es que esta acogedora sala de desayunos la tenemos solo para nosotros porque el alojamiento cuenta con pocas habitaciones, y es difícil encontrarte con otros huéspedes. Jose se atreve con un desayuno casi completo: beicon, hash brown, huevo, alubias, tomate, pan de soda y salchicha. Pero también nos ponen un par de tostadas no vaya a ser que nos quedemos con hambre... Además, en la sala también hay cereales y fruta de temporada y ofrecen café, té y zumos para que no te atragantes.

Por cierto, en cuanto al alojamiento SeaView House (Larne), por la ubicación, la comodidad, el personal y el desayuno para gigantes, le damos un diez. Por tanto, os recomendamos tenerlo en cuenta si vais por la zona.

Pincha en las fotos para verlas.

Ruta por Irlanda del Norte. Día 2.


Estas son las paradas de nuestra ruta de hoy por Irlanda del Norte:


En orden de visita:

  • Oso Polar de Ballygally.

  • Castillo de Ballygally (GOT).

  • Armada Tree.

  • Madman's Window.

  • Cuevas de Cushendun (GOT).

  • Mary Mcbrides Bar (GOT).

  • Murlough Bay (GOT).

  • Playa de Ballycastle.

  • Castillo de Kinbane.

  • The Dark Hedges (GOT).

La verdad es que el trayecto que vamos a hacer hoy recorre parte de los Glens de Antrim, una de las rutas costeras más bonitas del país. Los nueve Glens de Irlanda del Norte son una maravilla de este condado que se reparten a lo largo de 60 km, donde encontrarás bosques, bahías, campos, castillos, publecitos... Por tanto, no descartamos hacer alguna parada adicional en la ruta del día 2 para contemplar la belleza de la zona.


Oso Polar de Ballygally (Ballygally Resident Polar Bear)


En menos de 10 minutos llegamos al Oso Polar de Ballygally (Ballygally Resident Polar Bear) que está a la entrada del pueblo. En realidad no tiene pérdida, porque es el primer aparcamiento a la derecha que te encontrarás al llegar. Por supuesto, el Oso Polar de Ballygally no es un imprescindible en la ruta por Irlanda del Norte, pero nos parece curioso que todo un pueblo se empeñe en cuidar y abrigar un roca al borde del mar, que un día apareció pintada con enormes cejas y una agradable sonrisa. Desde entonces, generaciones de familias de la zona tratan de conservarlo restaurándolo cada año y cambiándole la bufanda roja que lo caracteriza.

Al principio, nos cuesta reconocerlo entre las rocas, y es que el viento le había arrancado su típica bufanda roja, que descubrimos empapada a varios metros entre unas rocas, casi en el mar. Pero como no somos locales (ni locos) decidimos dejar que algún cuidador habitual sea el valiente que se meta entre las rocas a rescatar la prenda.


Pincha en la foto para verla.

Castillo de Ballygally (GOT).

Tras visitar la mascota local, seguimos por la misma carretera y en 2 minutos llegamos al Castillo de Ballygally que, además de ser un edificio singular, contiene una de las Puertas de Juego de Tronos. En concreto, la puerta número 9 correspondiente a La Batalla de Los Bastardos. Pero, centrémonos en el castillo un momento. Porque el Castillo de Ballygally, que es actualmente un hotel, merece una pequeña visita al menos a su entrada. Eso sí, tal vez no deberías quedarte a dormir, porque casi todos los huéspedes y trabajadores reconocen que los golpes en las puertas se suceden por las noches, acorde a la leyenda del fantasma que habita allí desde hace varios siglos.

P1220469-2
DSC00013

Puertas de Juego de Tronos.

Resulta que The Dark Hedges, una hermosa avenida de hayas del siglo XVIII en Irlanda del Norte, sirvió de Camino Real en la serie de Juego de Tronos y esto la hizo bastante conocida. Desgraciadamente, sufrió los efectos de una tormenta que arrasó la zona en 2016 y varios de sus enormes árboles de más de 200 años terminaron arrancados junto a la avenida. Como consecuencia, la avenida perdió parte de su encanto, pero hubo quien supo ampliar el negocio con la tragedia. Así que decidieron utilizar estos árboles para realizar de manera artesanal 10 puertas de madera que contaran una historia, una puerta por cada capítulo de las Sexta temporada de la serie Juego de Tronos.


Pincha en la foto para verla.

Por supuesto, decidieron exponer cada puerta en diferentes puntos de Irlanda del Norte, repartidas en pubs, hoteles y restaurantes del país, todas ellas cerca de lugares que sirvieron como localización de rodaje para la serie. Asimismo, crearon un pasaporte donde se incluye toda la información de las puertas, un mapa de Irlanda del Norte indicando dónde se ubican y una lista enumerada de las puertas. De hecho, esta lista es tu pasaporte, ya que aquí es donde te sellan cada vez que visitas una puerta de Juego de Tronos.


Puerta nº 9 Juego de Tronos (GOT).

Así pues, entramos en plan friki al Castillo de Ballygally, y nos dirigimos a la recepción muy educadamente para preguntar por la puerta, porque ni somos clientes, ni intención de serlo. A pesar de ello, las recepcionistas son súper majas, nos dan un pasaporte (que es gratis) y nos acompañan a la puerta nº 9 que es la dedicada a La Batalla de Los Bastardos, uno de los mejores capítulos de la serie. Es cierto que (hasta la fecha) visitar las puertas es gratuito, pero esta puerta es justo la que separa el hotel del restaurante, y no podemos evitar sentirnos incómodos paseando por aquí sin consumir. Por lo visto, se nos tiene que notar en la carita, porque el personal insiste en que nos quedemos a hacer fotos sin problemas y que no necesitamos consumir nada. Por cierto, la puerta es una auténtica obra de arte...


Pincha en la foto para verla.


Armada tree.

A menos de 5 minutos del Castillo está la Iglesia anglicana de San Patricio que, a simple vista puede parecer una iglesia irlandesa más, rodeada de tumbas en mitad de la pradera. Sin embargo, habíamos leído que el inmenso árbol en mitad de su cementerio forma parte de una curiosa leyenda. Parece ser que la Armada española surcaba el mar cerca de la costa irlandesa allá por el siglo XVI, cuando fue atacada por Gales y terminó hudiéndose cerca de Irlanda del Norte. Poco después, el cuerpo de un marinero español llegó a parar a la costa de Ballygally, y los locales decidieron enterrarlo en el cementerio de esta iglesia en una tumba sin nombre.

Sin embargo, la tumba del desconocido destacaría pronto en el cementerio, cuando las semillas que el marinero español llevaba en sus bolsillos comenzaron a brotar con tanta fuerza que terminaron por convertirse en el precioso castaño que veis en las fotos. Desde entonces, se le conoce como el Árbol de la Armada (Armada Tree) y ha llegado a estar entre los árboles más destacados de Irlanda del Norte. Y, una cosita más, puede que finalmente la leyenda no sea tal, porque algunos científicos han analizado el árbol y lo datan del siglo XVI...

De Ballygally a Cushendun


Madman's Window.

Tras esta parada, seguimos la ruta y en unos 10 minutos llegamos al parking que hay pasando justo la Madman's Window, y que te señalamos en el siguiente mapa. De hecho, te aconsejamos que pares en el parking porque la Madman's Window está a poco más de 200 metros de allí, siguiendo el sendero de la Costa de Glenarm. Por cierto, llegarás a un punto en el que debes decidir si pasar por izquierda de la piedra grande (desafiando al mar) o subir por la parte de detrás, esta segunda opción nos pareció más segura.

En realidad, esta enorme ventana formada por piedras se creó de manera natural, sin intervención del hombre, aunque las leyendas la terminaron llamando la "ventana del hombre loco" en recuerdo a un joven que perdió a su amor en la bahía, se volvió loco de pena y comenzó a visitar este lugar a diario con la esperanza de volver a verle.


DSC00025

Pincha en las fotos para verlas.


Cuevas de Cushendun (GOT)

De nuevo volvemos a la carretera, esta vez llegaremos a la siguiente parada en algo más de 30 minutos. Aunque reconocemos que en un primer momento Cushendun nos llamó la atención por ser una de las localizaciones de Juego de Tronos, es cierto que la zona de las cuevas es digna de una visita. Por tanto, nos dirigimos a la zona que verás en el mapa principal y aparcamos donde pudimos (no aparques en la zona de residentes). Una vez allí, dejamos el puente a nuestra espalda y seguimos el camino rodeando los apartamentos que hay frente al mar, desde ahí no hay pérdida.

Por una parte, está la playa, que es por donde entramos nosotros, y por otra, la parte alta, para cuando la marea no te permite pasar por la orilla de piedras. En realidad, ambas merecen un paseo que no te llevará más de 5-10 minutos, más el tiempo que necesites parar a hacer fotos. En la parte alta encontrarás el atril donde se indica qué escenas de Juego de Tronos se grabaron. De hecho, una de las más importantes es que en esta cueva Melisandre dio a luz a la horrible sombra del demonio. Aunque (cuidado SPOILER), en la última temporada, es aquí donde Euron y Jaime Lannister se encuentran entre las rocas, a los pies de la fortaleza, y se baten en un duelo en el que el Matarreyes acaba muy malherido tras ser apuñalado.

Pincha en las fotos para verlas.


Mary Mcbrides Bar y la Puerta nº 8 (GOT)

Finalmente, cuando terminamos el paseo por la zona de las cuevas, cruzamos el puente para visitar Mary Mcbrides Bar (es el bar de la esquina izquierda). Además de por sus Fish and Chips, que están bastante buenos, la visitamos para ver (y sellar en nuestro pasaporte) la segunda puerta de la ruta: puerta nº 8 de Juego de Tronos, que narra el viaje de Arya Stark en la ciudad de Braavos. Aquí te dejamos las fotos y hasta un vídeo:

De Cushendun a Ballycastle

Pincha en la foto para verla.


Murlough Bay (GOT)

Tras unas Fish and Chips y un par de cervezas ponemos rumbo a uno de los lugares más desconocidos para nosotros: Murlough Bay. Aunque la zona tiene fama de ser preciosa y cuenta con varios aparcamientos para los visitantes, apenas hemos encontrado información de esta bonita bahía. Claro que, en muchos blogs, sí se hablaba de que este lugar sirvió para el rodaje de multitud de localizaciones de Juego de Tronos, entre ellas, Bahía de los Esclavos.

En lugar de tardar 23 minutos, como indica el gps, tardamos casi 40, porque la carretera se convierte literalmente en un sendero entre ovejas y vacas que pastan como si no les molestara nuestra presencia. En ningún momento nos preguntamos si nos hemos equivocado de camino porque vamos flipando entre tanta belleza.

DSC00066-2
Camino de Murlough Bay.

En realidad, solo llevamos señaladas 2 zonas para aparcar (son la parada 1 y 2). Por una parte, la primera parada la hacemos para pasear hacia el norte, hacia los pies del acantilado, y las vistas y el paseo son una pasada. Después, cogemos el coche y nos dirigimos a la segunda parada algo más al sur (puedes ver el vídeo a continuación y decidir si conducir o ir andando). Desde aquí debemos continuar andando hacia la última "parada", ya que es una carretera particular y no se permite ir con el vehículo. Por eso, y porque el paisaje merece el paseo a pie, nos acercamos a ver el lugar donde Ser Jorah y Tyrion fueron capturados por esclavistas. Y, una vez más, Irlanda del Norte nos enamora con su paisaje.

Ruta a pie en Murlough Bay

Pincha en las fotos para verlas.


Aunque descubrimos este lugar gracias a Juego de Tronos, nos vamos con la sensación de que la ruta de Irlanda del Norte, repleta de colinas, acantilados, valles y pueblecitos pesqueros, está muy por encima de nuestras expectativas.


Ballycastle

A tan solo 20 minutos se encuentra la siguiente parada: la Playa de Ballycastle. Es cierto que en Irlanda del Norte encontrarás muchas rutas con playas espectaculares para pasear (lo de bañarse es para valientes), pero esta nos llamó la atención por la zona de rocas junto a the Devil's Churn. Por supuesto, puedes aparcar gratuitamente en el parking frente a la playa que te hemos señalado en el mapa, la zona por la que paseamos está a 100 metros. Una vez más, la gente es súper amable, en esta ocasión se nos acercan dos señores mayores, uno de ellos local y nos enseña unas caras esculpidas en unas rocas a las que no hay manera de acceder sin jugarse el físico. Por lo visto, durante la construcción de la catedral de la ciudad, unos trabajadores italianos se aburrían en sus ratos libes y se dedicaban a saltar entre las piedras y esculpir caras. Pero, si pretendes verlas, más te vale preguntarle a un vecino de la zona, porque es el nivel experto de buscando a Wally.

Por cierto, todas las fotos que ves abajo son de la misma playa de Ballycastle, ¿no te parecen lugares diferentes?

Pincha en las fotos para verlas.


Castillo de Kinbane

Aunque nos queda margen antes de que empiece a anochecer, salimos de Ballycastle temprano, sobre las 16h., ya que la siguiente y penúltima parada va a llevarnos un rato de pateo. De hecho, calculamos que durará más o menos una hora entre el trayecto a pie y la visita a las ruinas del castillo. Puesto que el acceso es gratuito, no hay taquilla ni control de entrada, nos recomiendan tener cuidado con lo que dejamos a la vista en el coche. Es verdad que Irlanda del Norte es un país seguro, pero a estos sitios van más turistas que locales.

Después de aparcar y quitar de la vista cualquier cosa de valor (tampoco había mucho que esconder), nos dirigimos al acceso a pie donde nos topamos con una escalera interminable que nos lleva desde lo alto de la montaña a la playa, que es donde están las ruinas del castillo de Kinbane. En efecto, tendremos bonita tarea para subir, pero #hemosvenidoajugar.

Lo bueno de llegar a estos sitios, es que casi nadie quiere perder el tiempo o hacer el esfuerzo de bajar todos esos escalones, por lo que apenas estamos 7 gatos en la zona. Eso sí, 3 de ellos son una paraje haciéndose un reportaje de embarazados y la fotógrafa, señal de que el sitio merece la pena. El resto estamos a nuestras anchas subiendo y bajando el castillo y las rocas que lo rodean. Tal como pintaba desde arriba, las vistas desde la playa con el castillo y los acantilados es para pasar un buen rato explorando, lástima que nos tengamos que marchar a la última parada antes de que oscurezca.


Pincha en las fotos para verlas.


The Dark Hedges


The Dark Hedges (GOT)

EC0E6F5A-DC71-4DE3-BF02-EFA814E7EE5F

Finalmente nos dirigimos a uno de los lugares donde más tememos al turista: The Dark Hedges. Tal como os comentamos más arriba, esta preciosa avenida es un lugar clave en Juego de Tronos pero también en lo que respecta al negocio turístico en torno a la serie. Por tanto, es uno de los puntos más visitados por los turistas y, al igual que ocurre con lugares como la Calzada del Gigante, los autobuses turísticos llegan por pares. Eso sí, nosotros somos más de hacer la visita por nuestra cuenta ya que, por una parte nos ahorramos el dinero de la excursión y, por otra, coincidir con al menos 50 personas más en nuestro horario.

Tal como hicimos en las anteriores paradas, localizamos el parking más cercano porque (en teoría) la carretera está cortada al tráfico. De hecho, en el mapa del inicio os hemos señalado el parking gratuito, que en realidad pertenece a un hotel, pero lo han habilitado para quienes quieran visitar la famosa avenida. Una vez allí, puedes caminar por un sendero precioso (aunque a ciertas horas puede parecer de peli de miedo) y en menos de 3 minutos llegarás a tu destino. A pesar de el enorme cartel de "no aparcar en la avenida" el número de turistas maleducados es incontable. Pero intentamos que esto no nos chafe la visita, y comenzamos a pasear por los casi mil metros de camino.

Ni el cartel ni la señalización de carretera cortada al tráfico evitan que los coches circulen y crucen, así que tenemos que tener cuidado y no despistarnos mientras paseamos y hacemos fotos. Aunque nos armamos de paciencia, si quieres evitar este tipo de situaciones puedes optar por visitarlo a primerísima hora de la mañana. Claro que nosotros, con solo 5 días, tuvimos que elegir entre madrugar aquí o en la Calzada del Gigante, y evidentemente estaba claro el ganador.


Puerta nº 7 (GOT)

Cuando acabes de pasear por The Dark Hedges y te dirijas de nuevo al sendero del hotel, ten en cuenta varias cosas.

Primero, mira bien al cruzar porque apenas se ven venir los coches 😅, y segundo, párate a contemplar la carretera que cruzas hacia la izquierda, es una gozada más de Irlanda del Norte. Y, lo mejor de todo, es que nos es la única que vas a ver en esta ruta, pero sí es la que más nos impresionó, parece que estás atravesando un auténtico túnel del más puro verde irlandés.


Por último, antes de volver al coche, pasamos por la recepción del hotel donde han "traspasado" temporalmente la puerta nº 7 de Juego de Tronos. En un principio, la puerta estaba en Gracehill House, el Club de Golf que está al otro lado del sendero. Pero, como su horario de apertura era muy limitado, decidieron pasar la puerta al hotel vecino para que fuera más accesible para los visitantes.

Por supuesto al llegar, nos atiende otra amabilísima recepcionista que nos sella el pasaporte y nos informa que la famosa puerta está en uno de los salones del hotel. De nuevo, paseamos por el hotel con total libertad hasta llegar a la sala, y nos encontramos solos con la puerta nº 7.

En esta ocasión, la puerta contiene los símbolos de la reciente muerte del Cuervo de tres ojos. Además, en la parte baja hay una sutil hoja de haya dentro de una corona. En efecto, esta hoja hace referencia a la avenida de hayas del Camino Real que acabamos de visitar: The Dark Hedges. Por supuesto, la puerta es otra obra de arte y es de las que mejor conservadas hemos visto hasta ahora, probablemente porque era menos accesible que el resto.

DSC00180

Y así, completamos la tercera de nuestras puertas en un solo día, y volvemos a hacerlo absolutamente en privado. De todos modos, antes de que concluyas que somo los únicos frikis de GOT en Irlanda del Norte, mira la matrícula del colega de la foto y vuelve a replantearte esa idea...


Alojamiento en Bushmills.

En resumen, podemos decir que el día ha sido muy completo. Es más, tenemos la sensación de llevar aquí varios días y apenas aterrizamos hace 20 horas. Así que, con la ruta prevista realizada con éxito, ponemos rumbo a nuestro alojamiento en Bushmills: Portcaman House. De nuevo, un Bed and Breakfast con parking incluido y una habitación en la planta superior sin escaleras. En realidad, la habitación es mejorable, pero cerca de la Calzada del Gigante tampoco tienes muchas opciones. Eso sí, si vas a dormir en Bushmills, no pierdas el tiempo buscando dónde comer, para en cualquier Fish and Chips de la avenida principal porque no hay mucho más. Y, como consejo, nunca vayas a comer al Bushmills Inn Hotel, es muy caro y no merece la pena ¡de nada! 😋


⏮ Ruta por Irlanda del Norte. Día 1.

⏭ Ruta por Irlanda del Norte. Día 3.

Si quieres conocer más rutas y estar al día, sígueme en Instagram y Facebook


¿Te ha gustado? ¡Pues comparte!

Sandra
Sandra
Apasionada de los viajes y aprendiz de bloguera. Se aceptan todo tipo de consejos :)