parallax background

Sudáfrica. Día 1: Ciudad del Cabo, Betty’s Bay y Hermanus.

Sudáfrica en 11 días. Nuestro viaje.
octubre 20, 2018
Sudáfrica. Día 2: Hermanus-Ciudad Del Cabo, Lion’s Head.
octubre 28, 2018

Día 1: Ciudad del Cabo, Betty’s Bay y Hermanus.

Con 4 horas de sueño en el cuerpo nos vamos a Madrid para coger el avión con destino a Ciudad Del Cabo. En primer lugar tenemos un vuelo de casi 7 horas hasta Qatar, luego 1 hora de escala y algo más de 10 horas hasta Ciudad del Cabo. Finalmente llegamos a las 11:20h. a Sudáfrica (recuerda que es la misma hora que en España), durmiendo todo lo posible por el camino para poder aprovechar el día de llegada. Y es que, como dice Jose: ¡hemos venido a jugar!

Al llegar, en el mismo aeropuerto, compramos pastillas para el mareo (vamos a coger al menos 2 barcos) y también una tarjeta sim de Next Cellular por 34,90€ para tener internet los 12 días que pasaremos en el país. Mientras esperamos que nos den de alta la sim, recibimos un email avisándonos de que nuestra reserva para ver al Gran Blanco se anulaba por mal tiempo los próximos 2 días. ¡Vaya recibimiento! Aún así decidimos ir a Hermanus y pensar en un nuevo plan. En realidad ya teníamos un Plan B, pero este contemplaba que nos anularan un día, no los dos… Ya es mala suerte.

Después del disgusto, recogemos nuestro coche de alquiler camino a Hermanus, el tráfico es decente y las carreteras están bastante bien. En realidad ha sido un acierto conducir por aquí. Sobre las 15h, llegamos a Betty’s Bay y para nuestra suerte estábamos prácticamente solos. Así que aparcamos sin problemas en el parking (gratuito) de Stony Point y nos acercamos a una pequeña casetilla donde se paga la entrada. Aunque antes de entrar ya vemos a los pequeños pingüinos en la orilla a unos metros, el precio de la entrada es tan ridículo (50 rands, sobre 1,5€) que decidimos pagar para ver qué más había.


Por menos de 1,50€ puedes entrar a verlos de cerca. Si tienes suerte, incluso los encontrarás cruzando por debajo de la pasarela a centímetros de tus pies.

Entonces accedemos a una pasarela de madera donde la costa queda a la izquierda, con pingüinos saliendo y entrando al agua, y a la derecha hay arbustos donde se camuflan con sus crías. Si tienes suerte, incluso los encontrarás cruzando por debajo de la pasarela a centímetros de tus pies. Además, aquí mismo vemos nuestros primeros "dassies" tan típicos de Sudáfrica y los lagartos de piel azul.

¡Pincha en las fotos para verlas mejor!.

Aunque el recorrido es corto y de ida y vuelta por el mismo camino, si te pasa como a nosotros y quieres disfrutar del momento, puede que en lugar de 20 minutos te lleve una hora y pico. Sin embargo, la sorpresa llegó al final, ya saliendo del recinto me topo con un pequeño escapista que me regala una de las fotos más entrañables del viaje.

Son más de las 16h. y nosotros sin comer. Así que nos acercamos al restaurante que hay junto al parking llamado On the Edge Restaurant y pedimos unos fish&chips y un plato de mejillones con salsa, tan típicos de la zona. Aunque el sitio nos parecía un poco cutre, la comida está riquísima y son muy amables. Además comimos los dos por menos de 15€.

Seguidamente ponemos rumbo a Hermanus por la Whale Coast Route, un bonito recorrido de unos 50 minutos hasta el hotel Windsor, que es donde hemos reservado. El hotel está justo en el paseo llamado “Hermanus Cliff Path”, que según http://www.hermanus.co.za/whale-watching casi te garantiza ver ballenas los meses de septiembre, octubre y noviembre. Por otra parte, desde su web puedes descargar el mapa del paseo en pdf donde señalan los principales puntos de avistamiento.

¿Quieres ver ballenas?

Nada más llegar al hotel comentamos el problema que teníamos porque nos habían cancelado todas las actividades debido al mal tiempo. Por ello que pedimos anular la segunda noche según la política de cancelación, ya que no podíamos hacer nada en Hermanus y no queríamos perder 2 días del viaje. Así que nos informaron que el responsable vendría en la mañana y hablaría con nosotros.

Mientras nos registrábamos en el hotel le pregunto a la chica de recepción por la mejor zona del paseo para intentar ver ballenas. Y su respuesta es: “mira, ahí delante tienes dos jugando, ya llevan un rato”. Sí, así de fácil fue.

Inmediatamente subimos las maletas y bajamos al paseo, no hace frío, pero el viento en esta zona sopla bien, así que abrígate. Por suerte, el atardecer se está animando y en la costa junto al paseo hay un grupo de 3 ballenas, no necesitamos ni prismáticos para verlas. Además, el mismo zoom de la cámara ayuda a contemplarlas mejor. Por cierto, hemos dado con algunas juguetonas, este pequeño vídeo lo demuestra.

Primera noche en Hermanus, Sudáfrica.

Después de disfrutar de las vistas y las piruetas de las enormes ballenas nos vamos a cenar cerca del hotel al Pear Tree que está menos de 5 minutos a pie. De nuevo, comemos de lujo y a un precio razonable. Y tanto el servicio como el local son geniales. Tienés más info aquí

En realidad no podemos decir que nos sintiéramos inseguros en Hermanus paseando de noche, pero es cierto que las calles vacías o donde apenas había gente no nos daban mucha confianza. No obstante, el restaurante está genial y hay varios similares en la zona del paseo. Eso sí, recuerda que en Sudáfrica cenan a partir de las 19h., no te alejes mucho de ese horario porque no habrá casi nadie en la calle y no es nada seguro, sobre todo en las grandes ciudades.

Finalmente, y tras el festín que nos hemos dado por cena, nos vamos a dormir rodeando la costa. Aunque en España no es hora de dormir aún, el día dos va a necesitar unos cuerpos fuertes y descansandos y eso que aún no lo sabíamos...


Sígueme en Instagram y Facebook para estar al día de todo ;)


¿Te ha gustado? ¡Pues comparte!

Sandra
Sandra
Apasionada de los viajes y aprendiz de bloguera. Se aceptan todo tipo de consejos :)